Contraste 505

Nicaragua demanda más técnicos que egresados universitarios

Nicaragua demanda más técnicos que egresados universitarios

De cada 10 profesionales que egresan de la universidad, el mercado laboral demanda uno. Los nueve restantes tendrán que optar por trabajos técnicos, ajenos a su profesión, informales; o en el peor de los casos, serán parte de la numerosa población desempleada del país.

Por Cynthia Gaitán.

Álcida López estudió por dos años Cocina y Gastronomía en la Escuela Nacional de Hotelería, ENAH. En 2008, se graduó de chef y ese mismo año finalizó la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional de Ingenieria, UNI. Sin embargo, encontró primero trabajo como docente en la ENAH, donde labora desde hace seis años.

“Nunca imagine que la cocina desplazaría a la Ingeniería… he tenido mayores oportunidades de trabajo y salarios iguales o mejores de los que tienen mis ex compañeros de la universidad”, asegura López.

Silvio Guadamuz, director de la modalidad Técnico Medio en el Instituto Técnico  Nacional, Intecna de Granada, asegura que el 10 por ciento de los pasantes son contratados antes de egresar.

Déficit de técnicos en Nicaragua

La historia de Álcida, de 29 años, y la afirmación de Guadamuz deja en evidencia que  el mercado laboral nacional no demanda necesariamente más profesionales que técnicos. Esta idea la defiende Cefas Ascencio Flórez, experto en educación, quien refiere que en Nicaragua requerimos al menos diez técnicos por cada profesioPresupuesto educación técnica Nicaraguanal.

En 2012, el estatal Nacional Tecnológico (antes Instituto Nacional Tecnológico, Inatec) registró una matrícula de 7 mil estudiantes en los diferentes centros técnicos, mientras  las  universidades públicas registran el ingreso de 12 mil nuevos estudiantes en este año. Lo que significa que de las personas que tienen la oportunidad de estudiar después del bachillerato, cuatro de cada 10 optan por una carrera técnica.

Para este año se espera que se matriculen 30 mil estudiantes en los 44 centros que ofertan carreras técnicas, según las declaraciones a medios oficiales  brindadas    por  Rosario Murillo, Secretaria del Consejo de  Comunicación y Ciudadanía.

Del 30 al 70 por ciento de los alumnos salientes de secundaria de los países industrializados se estima que optan por un técnico, en cambio en el país estos representan un 10 por ciento, según Flórez.

“Nicaragua tiene la oportunidad ahora porque el bono demográfico (periodo en el que la  población joven es mayoritaria)  dura de 50 a 70 años y  ya llevamos 30, aunque aún se puede aprovechar” afirma Flórez.  

                                                                              Técnicos con salarios competitivos

Para  estudiantes  de   carreras técnicas 40% es teoría y 60% práctica. Foto: Cristopher Luna.

Para  estudiantes  de   carreras técnicas 40% es teoría y 60% práctica. Foto: Cristopher Luna.

Un estudiante del ENAH que trabaja en un restaurante u hotel puede llegar a ganar alrededor de 6 mil córdobas mensuales, y algunos pueden tener  dos o tres empleos, afirma Tamara Gutiérrez, Relacionista Pública de la ENAH.

Los pasantes que se incorporan a las labores en el campo de la mecánica, la electricidad, la química y la construcción, según Guadamuz, reciben estipendios que oscilan entre los seis y ocho mil córdobas.

Prejuicios al nivel técnico de educación

“La cultura nicaragüense tiene la percepción de que ser técnico es ser pobre” refiere el sociólogo Cirilo Otero, quien agrega que en el Presupuesto General de la República se sigue minimizando la importancia para invertir en educación técnica, a la que se le asigna el 0.2% del total del Producto Interno Bruto, PIB, de Nicaragua.

La producción de Nicaragua se basa solo en materias primas y son pocos los productos que pasan por un proceso más complejo que les genere mayor  valor, por eso se necesita tecnificar la producción, explica Flórez. Para el experto, solo después de darle valor agregado a los productos, se puede innovar y producir un verdadero desarrollo sostenible.En la cultura nicaragüense, la educación técnica es considerada para personas de bajo coeficiente intelectual, asevera Cefas Flórez, experto en educación. Sin embargo, recuerda que “los países más desarrollados del mundo tienen un nivel científico tecnológico elevado gracias a sus técnicos”.

Flórez está convencido de que se debe mejorar la educación en general y trabajar juntos el gobierno, el sector privado e inversionistas en estrategias para aprovechar al máximo el potencial de la juventud.

Leave a Reply